Como investigadora

Que el cambio climático está afectando a las especies marinas es un hecho irrefutable. A medida que el océano cambia los animales tienen 3 opciones: adaptarse a la nueva situación, moverse a lugares fresquitos o extinguirse. Pero, ¿y los inmóviles? Aquí las posibilidades se reducen a 2. 

En Galicia comemos y respiramos marisco. Animales que, con un movimiento limitado o nulo, son particularmente vulnerables al cambio climático.

Mi investigación se centra en el percebe, un marisco valiente que habita en zonas de fuertes olas. Adherido a la roca por uno de los pegamentos naturales más resistentes que existen, sirve de inspiración para la investigación de nuevos materiales adhesivos. Escapar lo tiene difícil. Tampoco lo tienen fácil los percebeiros, que a menudo arriesgan sus vidas en rocas y acantilados batidos para extraerlo. Considerado un manjar en España y Portugal, su precio sobrepasa los 150 euros por kilo en temporada alta.

En mi doctorado trabajo no sólo para conocer mejor al percebe (su ciclo de reproducción por ejemplo), también para integrar el conocimiento que existe sobre él en un modelo bioecónomico que permita predecir las mejores estrategias de gestión para una extracción sostenible. Marchar no pueden marcharse, y ya que tiene que quedarse, intento que lo hagan de la mejor forma posible.

Mi investigación no solo es útil para el percebe, sino para todos los recursos pesqueros que, como él, son sedentarios. Y aquí ciencia y cultura se dan la mano. En un lugar en donde miles de personas dependen del mar, las herramientas científicas nos ayudan a preservar una forma de vida, una identidad, nuestra cultura.

Tras 8 años de estudio, los percebes y resto de cirrípedos inspiraron a Darwin para formular los principios de la teoría de evolución por selección natural. ¡Veamos a dónde nos llevan ahora!

Para saber las últimas novedades de mi doctorado échale un ojo a la web de mi laboratorio (en inglés)

Como parte de mi máster en la Universidad de York (Reino Unido), participé en una expedición al archipiélago Svalbard (Ártico) en el verano del 2015. Los resultados del estudio, en combinación con otro experimento en la Antártida, indican que las bacterias y arqueas de los glaciares podría estar alterando las burbujas de aire consideradas estancas – puedes ver la publicación aquí

5 de los 100 organismos más invasores del planeta son hormigas (ISSG). Trabajé en el laboratorio de Elva Robinson (York, Reino Unido) probando pesticidas que controlen la expansión de la hormiga invasora de jardín en Europa

El trabajo se encuentra a la espera de ser publicado, pero puedes leer más sobre él aquí